Saltar al contenido
MTB, las mejores bicis y noticias de mountain bike

Cómo limpiar cadena de bici en sencillos pasos

Una de las tareas para tener tu bici de montaña en perfectas condiciones es limpiar la cadena y engrasarla frecuentemente. Ahorrarás corrosiones innecesarias, prolongarás la vida de tu transmisión y… tu bici lucirá mejor. Aprende a limpiar la cadena de una bici con estos sencillos consejos.

En el mercado hay muchos productos para desengrasar la cadena y eliminar los restos de polvo y barro, aunque no siempre se necesita el desengrasante más potente. Muchas veces te basta con un buen estropajo, jabón y muchas ganas.

Limpiar cadena de bici en sencillos pasos

Limpiar la cadena de la bici es una de los trabajos de mantenimiento más comunes y también más sencillos. No tiene secreto: limpiar y engrasar. Pero recuerda hacerlo cada una o dos salidas, sobre todo si lo tuyo es la bici de montaña.

Y no lo decimos por cargarte de trabajo, sino porque en montaña, tu bici está expuesta a polvo y barro, auténticos enemigos tu transmisión, ya sabes: cadena, plato, piñones, roldanas, rodamientos…

Primero: desengrasa la cadena

El primer paso… ¿a que lo sabes? Pues sí, eliminar esos malditos restos de aceite llenos de polvo o barro que han eliminado el color níquel de tu cadena.

Para ello puedes utilizar un desengrasante de cadena y ayudarte de un limpia cadenas, un ingenioso utensilio, equipado con varios cepillos, que te dejan la cadena como nueva.

Kit limpia cadena park tool para limpiar cadena de bici

Segundo: limpia las roldanas o rulinas del cambio

Las roldanas o rulinas del cambio son esenciales y su buen funcionamiento asegura que todo vaya como la seda. Asegúrate de limpiarlas bien, de eliminar la pasta viscosa que tienen pegada en los laterales y asegúrate de que giran bien.

Puedes desmontarlas con una llave de allen, es muy sencillo, y así podrás eliminar todos los restos de suciedad.

Cepillo para Transmisión y limpiar cadena de bici

Tercero: limpia el casete y los platos

Para este paso, te recomendamos que utilices un cepillo especial para limpiar transmisiones. Los hay de muchas clases y son muy baratos.

Lo ideal es hacerlo con agua y jabón, pero si ves que no es suficiente, utiliza el mismo desengrasante que has empleado para limpiar la cadena.

Cuarto: engrasa la cadena

Este paso es el último de todos. Una vez que tengas tu cadena, tus piñones y tus platos limpios como una patena, toca engrasar la cadena de la bici.

Sin embargo, no vale cualquier producto. Aquí sí merece la pena ponerse exquisito con el lubricante. Debes tener en cuenta dos cuestiones cruciales:

  • Tipo de terreno: si es seco y despide polvo; o si, por el contrario, es húmedo o embarrado. Hay un producto lubricante para cada caso. Para terrenos secos se recomiendan ceras lubricantes. Y aceites, para zonas con barro.
  • Horas de uso: en función de las horas de la salida, conviene que utilices un lubricante más o menos denso.
Lubricante bici finish line

En cualquier caso, uses cera o aceite, conviene que lo emplees con moderación. Con una gotita en cada eslabón es más que suficiente. Y recuerda, que hay más elementos a lubricar: no te olvides de las roldanas.

Limpiar cadena de bici y a rodar

Si haces esto cada pocas salidas (recomendamos que cada dos, como mucho, pero ya nos conocemos), te asegurarás una transmisión sana, suavidad y eliminarás ruidos.